Preguntas para evaluar la atención al cliente de la empresa

In septiembre 24, 2019
171 Views

La atención al cliente es una de las partes más importantes dentro de cualquier empresa. Por eso, es fundamental tener una estrategia bien orientada. Se han acabado las vacaciones y comienza el calendario escolar. Por tanto, es un buen momento para evaluar la atención al cliente que estamos ofreciendo.

El cliente tiene que convertirse en el centro de nuestra estrategia. Cada vez es más importante y, por tanto, debemos centrar completamente nuestra estrategia en él. Si consideras que tienes una buena atención al cliente, es el momento de hacer autoevaluación.

Preguntas para evaluar la atención al cliente de la empresa

Para conocer el auténtico servicio que estamos roporcionando, y si es buena la atención o no, hay una lista de preguntas que podemos hacernos para conocer la verdad.

  • Qué es lo que más mejora la satisfacción de los clientes. Si bien es cierto que es importante tener al cliente contento, es completamente esencial descubrir todas las vías de satisfacción por las que podemos llegar a él. Por ejemplo, quizás mejoraría el método de entrega, o la web, o la velocidad… Debes pensar que es importante tanto el continente como el contenido de tu servicio. No es solo el producto que vendes sino todo el proceso hasta que el cliente llega a él.
  • Conoce la opinión de tus clientes. Este, lógicamente, es uno de los primeros puntos que tendrás que buscar. Haz un seguimiento. Averigua si tus clientes repetirían una compra o un servicio contigo, si te recomendarían… Su experiencia es vital para que puedas mejorar los procesos donde fallas.
  • Averigua cómo se comporta tu competencia. Piensa cuál es el valor diferenciador o añadido de tu competencia. Tienes que averiguar qué trato está ofreciendo con el producto. Tienes que ver cómo se comporta para saber qué es lo que tienes que hacer para mantenr contentos y felices a tus clientes.

Una vez llegados a este punto y con toda esta información, ha llegado el momento de descubrir si realmente tienes todo lo importante. Es decir, ya tienes información suficiente para saber qué debes mejorar y qué estás haciendo bien.