La importancia de una buena imagen corporativa

In mayo 28, 2019
80 Views

La imagen corporativa tiene una gran importancia. Esto se debe a que hace referencia a la reputación que tenemos como empresa. Esto es, la forma en que los usuarios o consumidores ven nuestra empresa, nuestros productos o servicios. Dentro de un clima empresarial tan competitivo, en el que varias empresas compiten por un mismo nicho de mercado, marcar la diferencia se convierte en una cuestión fundamental. Una empresa que dirige mal su reputación o que no da importancia a su imagen corporativa está abocada al fracaso.

Cuidados para dar una buena imagen corporativa

Del mismo modo que existen señales de peligro que pueden afectar a la imagen de tu empresa de forma negativa: rotación de empleados, huida de clientes, bajo valor de las acciones… existen factores que pueden darte puntos positivos frente a tu competencia. ¡Vamos a ver algunos de ellos!

Debes saber que si no inviertes en tu imagen corporativa ni afrontas los posibles problemas que se presenten, es muy probable que termines arruinando tu empresa. Además, debes saber que la mayoría de los consumidores basan sus decisiones de compra en la confianza que le presenta una empresa, que suele estar relacionada con la imagen corporativa.

  • Ser honestos. No engañes ni mientas. Si te has equivocado, asume el error. Intenta asumir las culpas y los problemas y sé sincero siempre. Aunque te hayas equivocado siempre es mejor que ocultar la verdad.
  • Tener un buen servicio o producto. Da igual que tu producto o servicio lo ofrezcan otras empresas. Sin embargo, este debe ser de calidad. Cuanto mejor sea, más clientes ganarás. Si no puedes competir en precio, compite en calidad.
  • Dar un buen trato. A los clientes les gusta sentirse atendidos y mimados. Si tú no tienes tiempo, puedes contratar los servicios de una secretaria virtual que te ayuden a tener atendidos a todos los clientes. Esto, de puertas para fuera, da una imagen bastante positiva y competitiva.
  • Trata bien a tus empleados. Los empleados y trabajadores son la cara visible. Por eso, es importante que estén contentos, ya que ellos serán los que cuiden de tus clientes.
  • Mantén tus valores bien cuidados. Sé fiel a la filosofía de tu empresa y a la imagen medioambiental y social que das. No te puedes presentar como animalista y luego hacer experimentos en animales. Por tanto, cuida bien tus valores porque serán los que hablen de tu marca.

Con todo esto, mantendrás cuidada tu imagen profesional y eso ayudará a mantener fuerte tu negocio.