Por qué un emprendedor no debe atender las llamadas

In octubre 7, 2014
3498 Views

Eres un emprendedor que está intentando que su negocio aumente sus beneficios. Una figura dentro de la sociedad española que continúa en aumento, y que se ha disparado en los últimos meses, debido a que el mercado laboral no ofrece oportunidades, y a la necesidad (y habilidad)  de muchas personas de ‘crear’ por sí mismos esas opciones laborales que el mercado actual no ofrece. En este sentido, la búsqueda de oportunidades de negocio, especialmente durante los meses iniciales, es algo primordial. Esto implica un gran cuidado de nuestros primeros clientes, así como una búsqueda intensiva de nuevas oportunidades de negocio. Para ambas cosas debemos estar completamente comunicados, por lo que atendemos al teléfono en cada llamada que recibimos. Percibimos esta acción como un acierto, ya que aparentemente estamos mostrando preocupación por nuestro negocio. Hoy vamos a explicaros algo con lo que, inicialmente, muchos no vais a estar de acuerdo: ¿por qué no debo coger el teléfono y contestar a las llamadas que recibo?

Causas por las que tú no debes contestar al teléfono

Si eres emprendedor, debes contar con una secretaria. En tu elección queda que sea una secretaria virtual, como es nuestro caso, o una recepcionista de llamadas física. Pero debes contar con alguien de este perfil en tu entorno, puesto que, sin darte cuenta y aunque crees lo contrario, estás siendo ineficiente y perdiendo oportunidades de negocio por contestar tú mismo al teléfono. ¿Por qué?

– Corta la productividad. Seguro que has percibido que tienes días en los que tu rendimiento es máximo. Momentos de tu jornada laboral en donde te encuentras especialmente creativo, encuentras soluciones a los problemas, eres más ágil en la gestión de ciertas tareas… Y, de repente, cuanto más y mejor estás produciendo… Suena el teléfono. Una llamada que te mantiene alejado de tu ‘momento eficiente’ durante media hora. Esto te ha hecho perder el hilo. Pierdes uno de los momentos más productivos del día y, con ello, quizás hayas dicho adiós a una idea creativa o a una solución para tu negocio que te hubiera hecho crecer y mejorar frente a la competencia.

– No estás preparado para lo que te van a contar. Si no cuentas con una secretaria que atienda al teléfono te tocará charlar directamente a clientes que te pueden hacer preguntas inesperadas que te dejen en mal lugar. Una llamada de teléfono también hay que tenerla preparada, del mismo modo que preparas una reunión.

Hey! Si te ha gustado compárteto. Es sólo un clic! Share on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

*